Ir al contenido principal

Twitter – Los cazadores de seguidores




Follow o unfollow he ahí el dilema. Twitter, esa gran red social que algunos usan o usamos para actualizar y dar a conocer las entradas de nuestras bitácoras, o bien relacionarse con amigos o conocer las andanzas de las personas que sigues. De una simplicidad pasmosa que la hace diferenciarse de las demás redes sociales y es en esa simplicidad donde radica su genialidad. “Seguidores y Siguiendo” no os voy a contar como va la historia porque de sobra, si conocéis la red, sabéis como funciona el negocio.

Hoy estoy aquí para hablaros de las “Super Stars” de Twitter, de los ególatras que consideran que no eres merecedor de ser seguido por estas Super estrellas de medio pelo, pero haciendo hincapié en un aspecto un tanto rastrero, ya que como es lógico, tampoco va a ser llegar y besar el Santo con todo bicho viviente de twitter, me explico, es normal que si le das tu “follow” a una persona relevante, como un actor o un músico o un literato o simplemente una página web de la que eres usuario desde hace algunos años, no tienen por qué seguirte por tu cara bonita. No, de esos no vamos a hablar. De hecho ahí radica una de las cosas geniales de twitter, puedes estar en comunicación con tus ídolos del cine o de la música.




Hablaremos de comportamientos rastreros de algunos usuarios que una vez conseguido su objetivo, te dejan tirado en la cuneta. Me explico.

Una buena mañana accedes a tu cuenta de twitter, el icono de “conecta”  representado por la arroba @ nuestra fiel amiga, tiene un puntito azul debajo de ella, eso siempre alegra la mañana de un twittero porque siempre son buenas noticias, y descubres que una página, por ejemplo de cine, te está siguiendo. Ellos han venido a ti. Quizás les gusta tu estilo.

Bueno, tu entusiasmado, echas un vistazo a sus seguidores, a quien sigue y ves que la balanza está equilibrada, unos 1650 siguiendo y 1800 seguidores…bueno, parece ser que es alguien que está bien integrado con sus usuarios, y además la temática de su web me gusta…voy a darle el “follow” para seguirle la pista!

Ahora hagamos un seguimiento de este usuario, durante los primeros meses su balance sube en ambos campos, ha pasado a 1800 siguiendo y 1988 seguidores…bien. Debe ser que como a mí, el usuario a dado “follows” intencionados a otros usuarios y estos han respondido con sus recíprocos “follow”. El cazador sigue cazando y nada hace sospechar a sus ingenuas presas que algo rastrero está a punto de ocurrir.
De la noche a la mañana descubro que el usuario ha dejado de seguirme. Sorpresa!. ¿Cual habrá sido la causa para que me dejara? Tampoco es que me pase demasiado respecto a los comentarios de mis “tuits”…voy a echar un ojo a su perfil:

“Siguiendo 15; seguidores 1998”

"Seguidme conozco el camino!!"


¿Qué ha ocurrido con los 1785 que estaba siguiendo? Desaparecidos del mapa. Unfollows a mansalva. ¿Por qué?...pues porque nuestro amigo es un cazador de seguidores rastrero. Un error común en twitter es la de creer que un usuario tiene más relevancia por el echo de tener más seguidores que gente a quien sigue. También es cierto que de encontrar a un usuario con miles de seguidores nos hace pensar. “ey! Este tipo es importante”.

Eso debe creer nuestro cazador rastrero cazado. Se procura una buena base de seguidores, para que cuando ésta resulta razonable, pasa a deshacerse de la mayoría de aquellos que han decidido seguirlo. A deshacerse de lo que él considera un lastre. Rastrero donde los haya.

Esto que os relato, me ha ocurrido realmente. En un par ocasiones. Es fácil detectarlo, si conoces las herramientas adecuadas, quedando al descubierto el cazador y su método rastrero de conseguir seguidores.

El del Abuelo Cebolleta.
la taberna de baito

Comentarios

Entradas populares de este blog

Top 10 Películas con más secuelas

"Secuelas"

Cuando a la industria del cine se le acaban las ideas, los remakes asoman por el horizonte, y cuando andan con escasez o sequia de ideas, lo mejor es tirar de secuela, para salir del paso airoso.
Una garantía segura para llenar las arcas del tesoro cinematográfico, y en ocasiones, llenar nuestro entusiasmo por ver el devenir, las aventuras o desventuras del héroe de turno en más y más entregas. Si las sucesivas entregas, se extienden o dilatan el tiempo, siempre son bien venidas, a menos que no te guste determinada saga, que para el caso, lo vivirás con indiferencia.
Y que tenemos hoy por aquí, pues precisamente un ranking de las películas que han tenido más número de secuelas o entregas.
Si conocéis alguna que debería estar aquí y no sale, os agradecería que así lo indicarais en los comentarios.

Yo, Robot – La Robótica en el cine. 2ª Parte

Continuamos nuestra labor de búsqueda y captura no sólo de replicantes si no de esos maravillosos aparatos con formas variadas que han pasado a ser estrellas de la gran pantalla. Continuamos nuestra labor, y trataremos de cerrar la primera categoría (Robots) antes de pasar al siguiente nivel de complejidad artificial con unas cuantas menciones más, que debido a su naturaleza no antropomorfa o por otras razones, bien porque se trate de cine de animación bien porque he querido considerarlo así,  no se incluyeron en la Primera parte.

Yo, Robot – La Robótica en el cine. 1ª Parte

NOTA del Tabernero: Artículo mudado de la "Guarida de Mr Hyde" a este Blog tal como comentamos en esta entrada. Durante estos dias estaremos de mudanzas de ambos blogs a esta mi, vuestra Taberna.

-Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. -Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley. -Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley “Isaac Asimov”…naturalmente.